Skip to content

LA BELLA HUIDA [edi. español]

Este es el blog de Joanes Apaolaza, trepidante fotógrafo de Victoire-Gasteiz del cual se ha narrado su vida en la novela gráfica LA BELLA HUIDA [traducida por Hedoi Etxarte, puesta en página por Alain Urrutia, Alberdania 2010]. Creada por Hedoi Etxarte (Iruña-Pampelune 1986) y Alain Urrutia (Bilbao 1981), producida por UMPS sPARTAKUS uCHRONISTiNEN y publicada por Alberdania.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La portada digital (izda.) y la física de la edición bilingüe castellano-español.

Cartel de la presentación de Victoire-Gasteiz (Alain Urrutia, UMPS).


[!] Alvaro Pons en la Cárcel de Papel: [2011·03·07]


Todavía estamos discutiendo qué es una novela gráfica y ya llegan propuestas de post-novela gráfica como La bella huida, de Hedoi Etxarte y Alain M. Urrutia (Alberdania), un ejemplo de hasta qué punto el lenguaje de la historieta está vivo y en evolución constante, superando a todos aquellos que intentamos debatir sobre el tebeo y dejándonos atrás.

Una obra capaz de sorprender en todos los frentes a los que se asoma, desde lo argumental a lo formal. Un escenario de fondo de propuesta apasionante: una ucronía donde la guerra de sucesión tuvo como consecuencia que, en la actualidad, el País Vasco junto con Cataluña son dos republicas más de la poderosa República Federal Francesa, donde el nacionalismo abertzale es de extrema derecha y busca la secesión y posterior anexión con España. Una forma sencilla en la composición (prácticamente siempre de dos viñetas por página), pero que lanza constantes lazos a la sociedad 2.0 con referencias bibliográficas, enlaces de internet y, sobre todo, una imbricación completa de todos los medios: periodismo escrito, imagen, texto, historieta, se mezclan sin prejuicios para ofrecer la sensación de globalización total de los mass media que nos envuelve y oprime. Un juego que se complementa con blogs de los protagonistas y continuas referencias de actualidad política sutilmente (y, en ocasiones, con mucha socarronería) trastocadas, todo acondicionado para acoger la verdadera historia que hay tras La bella huida: qué queda del juego de la seducción y del enamoramiento en esta sociedad hipermedia. Una propuesta sugerente que los autores sacan de su círculo privado, interrogándose sobre la viabilidad de las relaciones personales en este nuevo contexto de realidad donde el exceso de información sobrepasa al individuo para convertirlo en parte de una nueva identidad colectiva conectada hasta tal punto que intimidad y sociedad se confunden. El constante contraste entre ficción política y realidad personal se va entretejiendo hasta que ficción y realidad construyen un discurso único en el que se diluyen entre sí, aportando al lector un tsunami de ideas para la reflexión que van desde el entorno más personal al político.

Propuestas sugerentes que encuentran, a mi entender, dos pegas para no encajar a la perfección: la primera, obvia, es que estamos ante una obra que pide a gritos ser publicada en un formato digital, que haga verdadero uso de todas las posibilidades de conectividad que la obra propone, donde el dibujo hiperrealista de Urrutia choque con la realidad digital a golpe de hiperlink. La segunda, más compleja de evitar, es que el escenario político en el que se desarrolla la historia de Joanes y Olga es tan sugerente, que en muchos momentos se convierte en protagonista absoluto de la historia, anteponiéndose al mensaje inicial que quieren lanzar los autores y creando cierta confusión narrativa aparente ante un lector que quiere seguir investigando esa realidad alternativa, pero debe seguir enganchado a la historia original. Dos objeciones que, pese a todo, no impiden disfrutar de la atrevida y muy recomendable propuesta de Etxarte y Urrutia. La obra se publicó hace un año en euskera y la editorial saco hace un par de meses ediciones en castellano y catalán. (2+)

[!] Hasier Larretxea en la revista Koult: [2011·02·08]

La Bella Huida, mutación de la literatura vasca

Autores: Alain Urrutia, Hedoi Etxarte

La Bella Huida (Alberdania, 2010) es la traducción del euskera de na novela gráfica (la llamaremos así aunque sea un experimento, un híbrido de estilos) Ihes ederra (Alberdania 2009). El cómic fue creado por Hedoi Etxarte (Pamplona, 1986) que también ha publicado un libro de poesía titulado Suzko lilia (Susa, 2008), y Alain M. Urrutia (Bilbao, 1981).La Bella Huida cuenta la historia de una pareja heterosexual que vive en la República Libre Vasca. Joanes Apaolaza es fotógrafo y Olga Perls maestra. La conquista amorosa y territorial son los ejes de esta novela gráfica. Los temas que conforman el libro son la colonización, las ataduras, la imposibilidad de liberarse de territorios, cuerpos y culturas. El resultado es una realidad alternativa, no menos asfixiante que la coyuntura no-ficticia.

El libro es un juego que suele ser común en la vida diaria pero aplicado, esta vez, a escala mayor: por qué no repetir las preguntas sobre lo fortuito del hecho amoroso a cuestiones políticas o amorosas.Estamos hablando del primer trabajo de novela gráfica en euskera. Heredera de las novelas collage de Ernst, Joyce o Burroughs, o de cómics vascos de los ochenta, entre los que se admiran especialmente los de Mata y Harriet. Hay una clara influencia de autores contemporáneos como Nananan, Larcenet o Peeters.

Es una obra interdisiciplinaria en la que con trazo realista se pretenden forjar puentes entre la ficción del libro y la realidad. El trazo realista se reafirma dado que todos los espacios retratados son parte de la geografía vasca contemporáneo. No obstante, hay guiños y cambios, desaparece una estatua de un símbolo francés para ser sustituido por otro vasco, personajes de otras latitudes se dan cita en el suroeste del viejo continente, hay paneles o fotos trucadas.
La Bella Huida acepta desde el comienzo la inutilidad adanista de pretender la creación de algo totalmente nuevo. Lisabö, Stefan Sweig, Mikel Laboa, Petr Motýl, Vladimir Holan, Xabier Lete, Marina Tsetaieva, Koldo Izagirre, Paul Éluard, Alain Resnais y Robert Hessens, Linton Kwesi Jonson, Mahmud Darwix, William Butler Yeats cohabitan, entre otros creadores las 171 páginas de este experimento, donde la ficción es realidad, y la realidad otra historia que pudo ser.

La historia refleja a la pareja heterosexual estable occidental. En un aépoca en la que se festeja la destrucción de la pareja, esta podría convertirse en la vanguardia contra la soledad. El erotismo de la palabra y del espacio público en un contexto histórico pervertido. Este libro empuja al lector hacia las áreas periféricas, bien a documentos de internet, libros o discos.

Humor y violencia intelectual para mostrarnos el enfrentamiento entre lo que es y pudo ser. Nos encontramos con una novela gráfica que se ríe de la historia oficial, de la historia alternativa consensuada, de los lugares memoriales impostados, y de las imposturas. Ensalza al enemigo, se burla de los héroes mediatizados, dignifica figuras públicas ninguneadas por los medios, sin caer en la condescendencia.

Se abren las puertas a otra realidad, a esa, donde habita el imaginario de un libro que marca un antes y un después para la literatura en euskera.

[!] Araitz Garmendia en el Deia (Noticias de Bizkaia) Noticias de Álava, Diario de noticias de Gipuzkoa y Diario de noticias (Navarra): [2009]

La novela gráfica debuta en euskera con ‘Ihes Ederra’ de Hedoi Etxarte y Alain Urrutia

hirugarren kapitulua.indd

Hedoi Etxarte y Alain Urrutia publican “Ihes Ederra”, la primera novela gráfica pensada y escrita en euskera. La historia narra los problemas de una pareja que vive en una Euskadi muy particular.

Araitz Garmendia

– Lunes, 12 de Octubre de 2009 – Actualizado a las 09:31h.

Sentados en una cafetería bilbaina, Alain Urrutia y Hedoi Etxarte hablan sobre su puesta de largo. Fuera llueve a cántaros y parece uno de esos momentos perfectos para rememorar el pasado e invocar un ayer no tan remoto que tiene como resultado un presente muy satisfactorio: están a punto de publicar la primera novela gráfica en euskera, algo impensable para ellos hasta hace cuatro meses, cuando la editorial Alberdania apostó por ellos. Recuerdan perfectamente como se conocieron. Fue en una comida familiar porque, en realidad, son primos segundos. No tenían trato y sólo coincidían en lugares cómo conciertos y bares. “Un día se nos cruzó el cable. Comenzamos a hablar. Él es escritor y yo pintor, así que nos planteamos llevar a cabo un proyecto juntos, aunque no sabíamos qué hacer”, comienza a explicar Alain. Se toma una cerveza mientras revive cómo fue tomando forma esa pequeña iniciativa. Eran dos cabezas pensantes que fueron aunando conocimientos para alcanzar una meta.

Lo hicieron en encuentros casuales, como dos amantes con un mismo deseo. “La verdad es que no fue un Ey! vamos a juntarnos para hacer la primera novela gráfica en euskera. No, porque eso fue algo que surgió sin pensarlo”, comenta Alain. De esa forma se fue gestando su creación, a la que bautizaron como Ihes Ederra. La novela, de más de 180 páginas, cuenta, a lo largo de cinco capítulos, la historia de una pareja en la que se definen sus conflictos y problemas. Los trazos de Alain y las palabras de Hedoi relatan una historia “como cualquiera de hoy en día”, tal y como ellos la describen. “Hemos contado algo muy normal, una trama en la que se antepone el egoísmo de cada cual debido a proyectos profesionales”, cuenta Alain. No les hace falta mirarse para intercambiar opiniones. Se conocen bien y comparten el mismo parecer. Para ellos, hoy en día, lo normal no es hablar de una pareja heterosexual y monógama, porque es algo tan corriente y habitual que, aparentemente, no se puede hacer literatura de ello. “En teoría es algo decadente”, afirma Hedoi. Sin embargo, esta historia va incorporado un eje secundario sorprendente. “Yo solía escuchar un programa en Catalunya Radio donde contaban lo inverosímil que podía ser un acontecimiento”, dice Hedoi, y es que, por un mínimo detalle puede cambiar el desarrollo del resto de la historia.

En su relato ellos han dejado volar su imaginación modificando el resultado de la Guerra de la Independencia. La secuela de esa variación es que el territorio recuperado por el Estado en ese conflicto sería completamente diferente. Euskal Herria no habría sido reconquistada por España, por lo que hoy en día pertenecería a Francia. Ya no estaría partida entre Iparralde y Hegoalde, sino que sería un territorio unido. “Estaría dentro de una Francia muy distinta a la que conocemos”, dice Alain. Fruto de ello el euskera sería oficial junto con el francés, y “no existiría el conflicto de querer ser vascos y no españoles. Sería al revés, los españoles querrían recuperar esa nacionalidad perdida”, cuenta Alain.

un “pero”

A su ocurrencia le ven un “pero”, ya que creen que la gente está poco abierta a considerar otras opciones a la realidad actual. “Queríamos provocar un poco y proponer una alternativa”, dice Hedoi. Para ello han abandonado cualquier estereotipo, puesto que no querían crear una realidad diferente llevándose el lastre de la que ya existe. Están convencidos de que habrá personas que se sientan ofendidas, pero ellos lo ven como una alternativa que puede resultar divertida. Esto les ha servido de mucho. Han aprendido el uno del otro e incluso de sí mismos. “Cuando tienes que manifestar tu opinión te das cuenta de muchas cosas”, dice Hedoi. “Creo que hay personas que también se van a ofender con la situación de la pareja. Parece que si decides hablar de una relación heterosexual vas en contra del resto”, añade Alain. Ambos creen que al hacer una segunda lectura del libro se comprende que es abierto tanto en el terreno de la política como en el del amor.

La cuestión política surgió de la mente de Hedoi, y juntos lo fueron puliendo. Fueron hilando la historia sin tener un final preconcebido ni planeado. Sólo sabían de qué iban a hablar, pero no la forma. Eso fue trabajo del día a día, de reuniones, comidas y cafés que tuvieron como escenario Gasteiz. “Cada dos semanas hablábamos sobre qué íbamos a contar en ese capítulo o si había que revisar algo del anterior”, explica Alain. Se mandaron más de mil correos electrónicos en lo que ellos definen como “un proceso interesante”. En esa evolución han tenido que resolver dudas que iban desde elegir el trazo con el que iba a dibujar Alain o que letra debía utilizar Hedoi. El formato físico era un aspecto significativo que no podía dejarse a la intemperie. Ellos definen esta época como una labor de equipo en el que los dos tuvieron que caminar al mismo ritmo, un único compás al que han dedicado gran esfuerzo. “Yo le he educado a él en cómo debía pasarme los guiones, y él me ha instruido a mí en cómo debo interpretarlos. El guión y el dibujo iban a la par”, afirma Alain.

un propósito común

“Hemos sido dos cabezas para el mismo propósito. Para los dos, los conflictos, o mejor dicho las discusiones, han sido necesarias”, comenta Alain quitándole importancia a tener puntos de vista diferentes. Para ambos ha sido un estreno en cuanto a novela gráfica se refiere. Alain no había realizado antes un cómic de este tamaño, y Hedoi tenía como proyecto escribir una novela. Cada uno tenía su vida y sus aspiraciones, pero sus destinos se cruzaron para crear “una novela cómoda para leer sin ser monótona”. “Tiene de todo, es un formato en el que conviven los tres idiomas: hay desde poesía en francés, hasta autores traducidos al euskera”, dice Hedoi.

Sorprendentemente, consideran la situación socio-política que han concebido como lo menos importante de la novela. “Haciendo una lectura concienciada te das cuenta de que se habla de muchas otras cosas”, asegura Hedoi. “La mentira es ese marco social, pero lo importante es el resto”.

Confiesan entre sonrisas que todos los personajes que aparecen en el relato, menos tres, existen, aunque a algunos les han cambiado la identidad. No ha sido fácil, además de la parte poética y narrativa, hacen enlaces a La Casa del Libro o a Internet para que cualquier persona que lea la novela y no conozca a alguno de los personajes tenga una pista. Han invertido mucho tiempo y dinero y, probablemente, sus beneficios no vayan a cubrir los gastos de producción. “No es sólo dibujar y escribir, son los desplazamientos, las dietas… pero no pensábamos en el gasto. Queríamos tener el objeto”, afirma Alain.

Ahora ya lo tienen y se plantean una nueva meta: traducirlo para que la gente que no sepa euskera pueda leerlo, disfrutarlo, y sobre todo, comprender esta historia que, como ellos la describen, es un punto de partida para pensar, reflexionar y reconstruir un mapa diferente, y eso, según ellos, es lo interesante: que cada uno tenga su visión de la sociedad y su propia radiografía.

Advertisements
No comments yet

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: